Sobre la naturaleza de la Luz. II

Namasté.

Más cuestiones físicas.

La luz,  viaja en el vacío a 300.000 km/s en el vacío y y hasta hace poco se creía que no había nada en el universo que viajase a mayor velocidad. Cuando la luz se transmite en otro medio, disminuye su velocidad dependiendo del indice de refracción de cada medio, para nosotros los fotógrafos la disminución de la velocidad en el aire no es un factor que debamos tener en cuenta, así que mantenemos la velocidad en los 300.ooo km/s.

Una de las características más evidentes y que para la fotografía si que tiene importancia es que la luz se propaga en línea recta y en todas las direcciones posibles de tal forma que suponiendo un origen puntual de la luz los rayos se van separando unos de otros conforme se van alejando de la fuente, esto es divergen de la fuente. Esta divergencia de los rayos se cuantifica en la ley de la inversa del cuadrado de la distancia. miremos el gráfico prestado de la Wiki,

 

Esto tiene importantes repercusiones ya que nos va a permitir controlar los cambios de exposición cuando desplazamos los puntos luminosos al iluminar una escena. No es necesario que nos aprendamos la fórmula y hemos de tener en cuenta, esto es importante, que esta ley se cumple cuando el origen de la iluminación es puntiforme y no se puede aplicar de la misma forma en fuentes luminosas con un origen más grande. En cualquier caso es válido lo que sigue: Cuanta mayor es la distancia al sujeto menor es la iluminación que recibe una superficie del mismo tamaño.

También somos conscientes de que en verano la luz nos “cae” con más fuerza que en invierno, esto se debe a la posición de la tierra con respecto al sol y cuando a una época la llamamos verano es porque los rayos llegan a esa parte de la tierra en perpendicular y cuando es invierno llegan con cierto grado de inclinación. Este fenómeno se cuantifica en la ley del coseno, que nos dice: “La iluminancia en un punto cualquiera de una superficie es proporcional al coseno del ángulo de incidencia de los rayos luminosos en ese punto.”  

 

Fotográficamente nos afecta ya que al variar la misma fuente luminoso en cierto ángulo desde la perpendicular estamos perdiendo intensidad luminosa en la superficie.

Otra ley interesante. La ley de Lambert.

Se dice que una superficie emisora o difusora es perfecta cuando al observarlas desde distintos ángulos se tiene la misma sensación de claridad. Es decir que esta superfice emisora o difusora perfecta ilumina por igual un objeto que esté totalmente enfrente de la misma o concierto ángulo, y a la misma distancia.

Esta información aunque nos pueda resultar un poco confusa en un principio veremos como a la hora de iluminar la vamos sacando partido.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: