Archive for the Principiante Category

Taller fotográfico

Posted in Cristal, Estética, Principiante, Técnica with tags , , on 19 marzo 2011 by hekival

Namasté

Impartí hace unos días un taller fotográfico sobre la creatividad fotográfica.
Trataba sobre como adquirir esa visión fotográfica, que también se aprende, que hará que nuestras fotografías sean más interesantes de lo que ahora lo son; en un principio, es un ejercicio que hay que hacer de una manera racional, para asimilar las técnicas de composición, visión, interpretación y previsualización de la imagen y poder disparar, en el futuro, de forma instintiva.
Siguiendo las fases del aprendizaje, igual que hicimos con las técnicas de medición, exposición, etc. que nos hacen manejar la herramienta (cualquier cámara) de forma rápida y automática, pasaremos en la creatividad por las cuatro fases:

1.- incompetencia inconsciente.
2.- incompetencia consciente.
3.- competencia consciente.
4.- competencia inconsciente.

Es decir,
*.- En la primera etapa (incompetencia inconsciente) no sabemos, no somos conscientes de que podemos aprender.
*- En la segunda fase, (incompetencia conscientes) nos hemos dado cuenta de que existe una técnica que podemos aprender aunque todavía no la conocemos (somos incompetentes)
*- La tercera fase es cuando aprendemos la técnica y tenemos que pensar en ella para para realizarla, una y otra vez, para su asimilación.
*- Cuando conocemos perfectamente y la realizamos sin tener que “pensar conscientemente” en ella es cuando nos encontramos en la cuarta etapa, somos competentes en la técnica y la realizamos sin darnos cuenta.

Para ello la temática del paseo fotográfico fue “El cristal” en todas sus funciones, como transformador de la luz, (reflector, difusor, filtrado) o de la imagen (refracción, distorsión, etc.)

Aquí una serie de imágenes tomando el cristal de una cabina de teléfonos como reflector de la imagen de la calle:

Anuncios

Sobre lo dificil que es poner precio a nuestras fotos.

Posted in Arte, Preguntas, Principiante with tags , , on 20 febrero 2010 by hekival

Una de las cuestiones a las que tiene que enfrentarse quien quiere, de una forma u otra, dedicarse a la fotografía es a aprender a valorar el propio trabajo y a la difícil tarea de ponerle un precio.

La tarea es complicada pues entran en juego un montón de variables y muy pocas de ellas tienen un sistema objetivo de medición. La variables varían desde la experiencia del fotógrafo, la calidad del equipo, costes de impresión, el trato al cliente, el morro del fotógrafo, la valoración de cada uno, etc.

Nos queda claro, que tener un buen equipo de fotografía no significa que uno sea fotógrafo, al igual que el tener un buen conjunto de bisturíes no le hace a uno cirujano o tener photoshop y una buena máquina diseñador.

Quizá nuestra intención no sea el ser profesionales aunque sí cobrar por hacer bien un trabajo, ya sea artístico y de libre creación o de encargo. En cualquier caso hay que ser respetuoso con los que sí son profesionales y no tirar los precios.

Todos conocemos lo que es el intrusismo y la fotografía es una disciplina con mas intrusos de los que se merece, muchos de los cuales, creyendo que la mejor forma de hacerse un hueco en el mercado y también porque sus ingresos vienen de otras fuentes tiran los precios de forma indecente.

Con esta declaración de intenciones y tomando como hipótesis que queremos vender fotografías artísticas, veamos que tenemos que tener en cuenta para poner precio a una obra fotográfica.

En cualquier caso vender una foto no nos puede costar dinero. Así que tenemos que calcular los costes. Lo más fácil es calcular por un lado el coste de lo que hemos tenido que gastar nosotros, y por otro lado, lo intangible. Yendo de los últimos a los primeros… el enmarcado, la impresión, revelado, equipo, tiempo empleado, la formación recibida, etc. etc.

Como ya había dicho, es complicado porque ¿A ver como calculo el precio del tiempo empleado? ¿cómo calculo la amortización del equipo? además hay otros factores que influyen y uno de ellos es la originalidad de la obra y la unicidad de la misma. Es decir cuantas más copias de una foto vayas a vender más barata será cada imagen.

Antes, y sobre todo en el blanco y negro, revelado en el laboratorio, era más comprensible   y lógica la unicidad de cada obra, ahora, en el mundo digital esto es más complicado ya que si antes de un negativo era literalmente casi imposible hacer dos copias iguales en el mundo digital, de un archivo pueden salir tantas copias finales como queramos.

Es nuestra labor de honestidad firmar la obra y definir cuantas copias se harán de cada una de ellas, es decir seriarla. Hay un organismo que se encarga de este tipo de certificación, pero esto, queda fuera de esta discusión. Así que es nuestra ética quien determina la originalidad de la copia y el número de estas que habrá.

Una pregunta que puede ayudar a poner precio a una foto es ¿Cuánto pagaría yo por esa una foto? y esto lo podemos averiguar yendo a exposiciones en bares o salas pequeñas y ver los precios que tienen las obras, a partir de ahí ya tenemos una referencia.

Otra manera de determinar el precio de una obra es ponerle un precio sensato y al azar y ver la reacción del público, preguntar si parece barato, caro, etc. y de esta forma rápidamente sabremos en que pequeño rango de precios movernos.

Sobre la naturaleza de la Luz. II

Posted in Iluminación, Principiante, Técnica on 20 marzo 2009 by hekival

Namasté.

Más cuestiones físicas.

La luz,  viaja en el vacío a 300.000 km/s en el vacío y y hasta hace poco se creía que no había nada en el universo que viajase a mayor velocidad. Cuando la luz se transmite en otro medio, disminuye su velocidad dependiendo del indice de refracción de cada medio, para nosotros los fotógrafos la disminución de la velocidad en el aire no es un factor que debamos tener en cuenta, así que mantenemos la velocidad en los 300.ooo km/s.

Una de las características más evidentes y que para la fotografía si que tiene importancia es que la luz se propaga en línea recta y en todas las direcciones posibles de tal forma que suponiendo un origen puntual de la luz los rayos se van separando unos de otros conforme se van alejando de la fuente, esto es divergen de la fuente. Esta divergencia de los rayos se cuantifica en la ley de la inversa del cuadrado de la distancia. miremos el gráfico prestado de la Wiki,

 

Esto tiene importantes repercusiones ya que nos va a permitir controlar los cambios de exposición cuando desplazamos los puntos luminosos al iluminar una escena. No es necesario que nos aprendamos la fórmula y hemos de tener en cuenta, esto es importante, que esta ley se cumple cuando el origen de la iluminación es puntiforme y no se puede aplicar de la misma forma en fuentes luminosas con un origen más grande. En cualquier caso es válido lo que sigue: Cuanta mayor es la distancia al sujeto menor es la iluminación que recibe una superficie del mismo tamaño.

También somos conscientes de que en verano la luz nos “cae” con más fuerza que en invierno, esto se debe a la posición de la tierra con respecto al sol y cuando a una época la llamamos verano es porque los rayos llegan a esa parte de la tierra en perpendicular y cuando es invierno llegan con cierto grado de inclinación. Este fenómeno se cuantifica en la ley del coseno, que nos dice: “La iluminancia en un punto cualquiera de una superficie es proporcional al coseno del ángulo de incidencia de los rayos luminosos en ese punto.”  

 

Fotográficamente nos afecta ya que al variar la misma fuente luminoso en cierto ángulo desde la perpendicular estamos perdiendo intensidad luminosa en la superficie.

Otra ley interesante. La ley de Lambert.

Se dice que una superficie emisora o difusora es perfecta cuando al observarlas desde distintos ángulos se tiene la misma sensación de claridad. Es decir que esta superfice emisora o difusora perfecta ilumina por igual un objeto que esté totalmente enfrente de la misma o concierto ángulo, y a la misma distancia.

Esta información aunque nos pueda resultar un poco confusa en un principio veremos como a la hora de iluminar la vamos sacando partido.